¡Buenos días!

Hoy quiero despertar al niño que hay en ti.

¿Nos trasladamos a la infancia? ¡Qué bonita etapa! Carcajadas, correteos por el parque, travesuras sin malicia que nos siguen sacando sonrisas, recuerdos de familia, tartas de cumpleaños y juegos… ¡muchísimos juegos! Nos bastaba con una cuerda, una tiza o un trozo de papel albal para inventarnos algo y pasar horas jugando sin parar.  El patio del cole… ¡todo suena maravilloso!

Podría pasarme horas recordando estos momentos 🙂

Algunos juegos serán eternos. Seguimos viendo jugar a los nenes al pilla pilla o al fútbol, y eso nos encanta. Sin embargo, muchos han quedado obsoletos y han sido sustituidos por otros más modernos. Aunque nos duela, es ley de vida: los tiempos cambian.

Recuerdo perfectamente que mis padres me decían, “los niños de ahora no sabéis jugar, os aburrís pronto de todo”…Que es justo lo que pensamos los ya no tan jóvenes de los niños de ahora.

Me refiero a las generaciones de alrededor del 85…los primeros en jugar a videojuegos y los últimos en grabar canciones en casetes, los que aprendimos a utilizar los ordenadores antes que nuestros padres y abuelos, y sobre todo… ¡somos de las últimas generaciones que nacimos sin un ipad bajo el brazo!

Es indudable que en los últimos tiempos ha habido un cambio sin precedentes con la llegada de las nuevas tecnologías. Esta revolución ha supuesto un giro en la vida de todos, tanto si nos gusta como si no, porque en muchos aspectos no podemos huir de ellas (como en el trabajo o en temas de burocracia digitalizada.)

Pero… ¿qué pasa con los niños? ¿Creéis que realmente necesitan tanta tecnología? ¿Creéis que es necesario que tengan móviles, tabletas, etc y que manejen internet a edades tan tempranas?

La respuesta es NO.

Un niño, pese al progreso tecnológico, sigue necesitando lo mismito de siempre: amor, aprendizaje y juego. Es cierto que las nuevas tecnologías pueden resultar positivas en la enseñanza de niños y adolescentes, pero es importante utilizarlas con moderación, saber cómo usarlas y no centrarse sólo en ellas.

No es que sea una nostálgica empedernida ni que esté en contra de los cambios, simplemente es que los datos acerca de los niños y la tecnología son un poquito alarmantes… Cada vez hay un uso más precoz de ellas, y esto conlleva, entre otros:

  • Adicciones
  • Problemas físicos, como dolor de espalda, fatiga ocular, insomnio o sedentarismo, entre otros.
  • Psíquicos, como estrés.
  • Académicos, como bajada del rendimiento escolar o cambios en la conducta.
  • Sociales, como aislamiento o pérdida de interés.

Si sois padres, podéis hacer mucho por vuestros hijos siendo un modelo a seguir. Recordad que los niños tienden a repetir lo que ven, así que si vosotros hacéis un buen uso de móviles y demás tecnologías conseguiréis más fácilmente que ellos también lo hagan.

No permitir el móvil en la mesa ni en los ratos de descanso o proteger los dispositivos para que los menores no puedan acceder a contenidos de riesgo, son sólo algunas de las pautas recomendadas por la AEPap (Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria) de este decálogo tan interesante sobre cómo podemos hacer un buen uso de las tecnologías.

Es normal estar un poco pez en este tema, ya que tener que educar con la tecnología tan presente es algo que nos ha pillado desprevenidos.  Por ejemplo, una pregunta muy recurrente es: “¿A qué edad puede tener móvil mi hijo?”, y no tiene respuesta concreta…Cuanto más tarde mejor, pero lo importante es el sentido común, teniendo en cuenta las necesidades y situación particular de cada uno.

Hasta aquí mi post de hoy, espero haberos hecho pasar un buen rato y haberos ayudado a que vuestros hijos, sobrinos o futuros hijos tengan una infancia tan buena e incluso mejor que la nuestra 😉

Un abrazo a todos y… bendita infancia 🙂

Vuestra farma,

Ali

4 comentarios sobre “Esa es mi generación…¿Dónde estabas entonces?

  1. Pues sí.El juego más divertido al que he jugado ha sido el de EL PAÑOLITO,en el que había que coger un pañuelo sin que te pillara tu adversario.Era divertido,competitivo,ejercitabas la atención,el ejercicio físico y te reías mucho si lograbas esquivar al otro.
    Y ni te salían varices ni te quedabas miope de tanto jugar al ordenata.
    Muchas gracias Alicia..Siempre nos haces recordar que debemos llevar una vida sana y eso se agradece.

    Le gusta a 1 persona

  2. Me ha encantado el texto de hoy y estoy de acuerdo, hoy en día abusamos demasiado de la tecnología todos y con los más pequeños no deberíamos…. Lo tendré en cuenta con mis futuros nietos. Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s